EDIFICIO DE USOS MÚLTIPLES

EDIFICIO DE USOS MÚLTIPLES

Aldea La Coronada, Fuente Obejuna

Premio Félix Hernández XII Edición en la categoría “nueva planta"

  • Arquitectos: Isabel Vera Rodríguez, José Luis Muñoz Delgado.
  • Arq. Técnicos: José A. Castro Castro.
  • Colaboradores: José A. Castro Castro (Arq. Téc.), José L. Caballano Alcántara (Ing. Téc. Ind.), Monserrat Hilinger Quirós (Seg. y Salud), José L. Caballano Alcántara (Climatiz. pasiva), Luis Caballero Burón, Carmelo Díaz Lunar (Delineación), Engracia Morales Muñoz (Administrativo), Construcciones Moyano Ortigoso, S.L. (Contratista), José L. Caballano Alcántara (Fotografía), Manuel Estévez Vargas, Carlos González Cuenca (Maquetación) .
  • Promotor: Servicio de Arquitectura y Urbanismo. Sección Guadiato; Diputación de Córdoba.
  • Año finalización: -.
  • PEM: -.
  • m2 construidos: -.
  • Edad media participantes: -.
  • Categoría: Nueva planta.

El objeto del proyecto es la construcción de un edificio de usos múltiples en la aldea de la Coronada en Fuente Obejuna (Córdoba). Este tipo de proyectos frente a lo escueto del programa (salón, despacho y aseos), se plantean por el contrario con una gran variedad de usos a los que tendrá que dar cabida el edificio a lo largo de su vida útil y más si cabe, en una pequeña aldea, donde en muchos casos es el único edificio público de que disponen.

Un único espacio a modo de gran salón da cabida a las necesidades colectivas

Para ello el proyecto se debe organizar mediante unos espacios lo suficientemente flexibles para albergar más situaciones de las que en un primer momento se puedan plantear y a la vez que éstos sean lo suficientemente representativos para la colectividad de la aldea. Ante esta situación y por lo ajustado de superficies y presupuesto se opta por aunar todos estos requisitos en un Único Espacio que a modo de gran salón de cabida a las necesidades colectivas, quedando relegados el resto del programa a lo mínimo imprescindible para su adecuado funcionamiento.

imagen

Estas limitaciones de presupuestos no solo se traducen en una limitación de superficies, sino que, como viene siendo habitual en otros proyectos similares redactados desde el servicio de Arquitecturas y Urbanismo de la Diputación de Córdoba, el capítulo de climatización suele quedar para una fase posterior, con los problemas que ello suele generar para el ayuntamiento: necesidad de una financiación posterior para este capítulo o puesta en uso del edificio sin esta instalación con las consiguientes incomodidades para los usuarios.

Estos condicionantes a priori del proyecto, con la flexibilidad del programa de esta tipología edificatoria y la buena disposición del solar en cuanto a orientaciones, hace que el sistema pasivo de climatización sea parte fundamental de la formalización de las decisiones del proyecto.

En un entorno donde las proporciones de lo doméstico y lo rural dominan el paisaje, la escala juega un papel importante aplastándose cercano a la calle en la zona de acceso, culminando en un patio semi-cubierto.

El edificio se proyecta, debido a la superficie del solar con respecto al programa y servidumbres, como una pieza autónoma adosada a la única medianería construida que tiene el emplazamiento, quedando limitada en planta la geometría del proyecto por los límites del solar y las servidumbres de instalaciones que discurren por el mismo dando como resultado, una pieza aproximadamente cuadrada con la superficie máxima construible donde se debe insertar el programa previsto.

imagen

Siguiendo el mismo razonamiento, los espacios articuladores del programa se organizan dentro del edificio del mismo modo que el edificio se instala en el solar: lo mas compactos posibles, de manera que los recorridos queden diluidos en la gran superficie diáfana que forma el salón.

Con estas superficies mínimas los espacios servidores se formalizan mediante radios de giro y círculos inscritos, a modo de lunares en el rectángulo capaz. La climatización pasiva es la que determina el resto de elementos:

  • Patio a norte con vegetación en la función de cara fría.
  • Gran cristalera a sur como captación de radiación solar.
  • solera de gran canto a modo de almacén de carga térmica.
  • Entreplanta parasol para la limitación de soleamiento.
  • Doble cubierta inclinada con tubos de ventilación como conexión de las anteriores.

Para que la climatización funcione de manera eficiente se deben controlar tres elementos; iluminación, ventilación y temperatura, que deben funcionar lo más autónomos posibles durante todo el año.

imagen

  • La iluminación; Queda garantizada por la fachada sur, totalmente acristalada y con la entreplanta reflectante que permiten que la luz alcance el fondo del edificio, además, se disponen pequeños huecos de iluminación en la cara norte de modo que el contraste lumínico entre una cara y otra no deslumbre a los ocupantes.
  • La ventilación; Se resuelve mediante una serie de aberturas en la parte inferior de la fachada norte que permiten que entre aire fresco del patio, ocupado por agua y vegetación.
  • La temperatura; Queda resuelta mediante el siguiente mecanismo:

En invierno, la menor inclinación de los rayos solares hace que estos pasen a través del vidrio de la cara sur e incidan en el suelo del edificio formado por un material con gran inercia térmica, que se encarga de repartirlo durante el resto del día. El aislamiento del resto del edificio hace que este calor acumulado no salga al exterior más frío.

Los espacios de articulación se organizan de un modo compacto, quedando diluidos en la gran superficie diáfana que forma el salón

imagen

En verano, se trata de todo lo contrario que el sol no incida dentro del edificio, mediante el aislamiento de fachadas y cubierta, y la disposición de vuelos y parasoles. La cubierta inclinada funciona como un muro parietodinámico, en la cámara de aire de la cubierta ventilada por la configuración de esta, la diferencia de temperatura es mucho mayor entre la cámara y el interior del edificio por lo que mediante el efecto termosifón se produce una diferencia de presión que hace pasar aire del patio a norte hacia el edificio, y del edificio al exterior por los tubos de ventilación consiguiendo bajar la temperatura. Este mecanismo en invierno no se produce por la inclinación de la cubierta que hace que los rayos solares no incidan en ésta por lo que apenas se calienta al contrario que en el verano, que al ir los rayos más perpendiculares si inciden.

Con ello conseguimos un espacio representativo y funcional que permita una utilización racional de los recursos disponibles, muy limitados en ayuntamientos pequeños.

imagen

Premio de Arquitectura Félix Hernández
Inicio
Proyectos
Premiado
Accésit
Seleccionado
Presentados
Sobre los premios
Acta
Mapa de los proyectos
Edición XIV
Edición XIII
Edición XI